Amar es siempre una invitación del Evangelio.
En Cuaresma, caminando hacia la Pascua, se convierte en exigencia.



Comentarios