Nos vamos acercando, de corazón, a la gran celebración. Abrir los ojos, poner todos los sentidos en los sentimientos del Padre nos acercan a la misericordia.

Llueve tú, por tu bondad Señor, llueve tú, misericordia.


Comentarios