Si Dios te llama,
responde para alegrar a los demás




Cuánto nos gusta escuchar música. Da igual el momento o el lugar. Con tanto "aparato" que tenemos podemos deleitarnos siempre que queremos. Pero a veces la sintonía no está bien cogida, llega mal cobertura o simplemente no encontramos la emisora que nos gusta.

Nos puede ocurrir lo mismo con Dios. El caso es que Él siempre tiene la música puesta, nos regala sus canciones, nos acompaña en todo momento. Pero ¿y si falla la cobertura? ¿Y si algún obstáculo nos impide escuchar con nitidez? 

Habrá que ir buscando otra emisora o RESINTONIZA TU VIDA con lo que Dios te pide. Y cuando escuches bien la música, y entiendas la letra...atento que puede ser para ti.

Comentarios