CON NUESTRO HERMANO GABRIEL

Su familia se ganaba el pan de cada día con el TRABAJO de sus manos y con la colaboración de todos. Sabemos que toda la familia se reunía en un momento del día para la ORACIÓN en común y que defendían los valores religiosos.

Y para todos fue importante el querer a cada uno y saberse querido, que el AMOR fuera un valor trascendental para vivir también la presencia de Dios, que siempre da la PAZ necesaria para llevar a cabo su planes.

Gabriel aprendió lo que vivió y así nos lo ha querido transmitir a su familia, a su Sa-Familia. Jesús, María y José son pioneros en estos valores y estilo de vida. Hoy todos nosotros estamos muy invitados a seguir su modelo de vida.

Comentarios