SER FAMILIA DESDE LA DEBILIDAD

Ser familia, vivir en familia, cuidar a la familia...ser Sa-familia, todo nos recuerda en este mes una "vital" realidad, y es que no podemos vivir solos, que necesitamos de los demás y sobre todo, de nuestros seres más queridos.

Sin embargo, la familia se amplía cada vez que la debilidad es acogida con cariño, es atendida, escuchada y comprendida. Nuestra familia no tiene límites. Y lo mejor de todo ¡todos aprendemos, crecemos! Vive la familia, vive Nazaret.


Comentarios