Un paso más en la cuaresma, conociendo nuestro interior, aceptando la historia personal, festejando que Dios no juzga, 
DIOS SÓLO ABRAZA.
Qué gran consuelo y alegría saber que Dios nos ama infinitamente y hoy puedo decirle: 
¡¡¡¡CUÁNTO TE QUIERO SEÑOR!!!!!!

Comentarios