JESÚS LLORÓ                   
Jesús era capaz de amar. Con su cuerpo y con su alma“Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro”. No suele aparecer una expresión así en el evangelio. Nombres concretos.
Jesús amaba a la familia de Betania. Allí solía ir a descansar, a compartir la vida. Con Lázaro, con Marta, con María. ¡Qué humano es Jesús que ama tanto!
Resultado de imagen de jesus lloróMe conmueven sus lágrimas cuando ve muerto a Lázaro. Llora cuando ve llorar a María: “Jesús, viéndola llorar a ella y viendo llorar a los judíos que la acompañaban, sollozó y, muy conmovido, preguntó: -¿Dónde lo habéis enterrado?”.
María llora. En sus palabras no hay reproche. Sólo hay cariño. Un amor muy hondo. Y la certeza firme de que bastaba con la presencia del más amado para salvar la vida de su hermano.
Me conmueve. Jesús llora. ¡Cuánto amaba a Lázaro! Se emociona. Por el dolor de María. Por su propio dolor. Jesús me quiere tanto a mí como a ellos. También llora cuando yo muero, cuando lloro, cuando estoy enfermo.
Jesús me enseña cómo se quiere a los amigos. Yo no sé querer así. Su dolor es tan hondo, tan humano, tan de Dios… Llora porque ha perdido un amigo tan querido. Sufre por la pena de María, de Marta, su propia pena.
Jesús tenía amigos. Tenía amistades hondas, verdaderas, eternas. No quiero pasar por la vida sin emocionarme por el dolor de los hombres, sin conmoverme al perder a quienes quiero. No quiero vivir sin ahondar en mis vínculos.

Comentarios